30 de diciembre de 2014

Dear Diary X FINAL

¡Hola a todos!

Os traigo el Dear Diary X. Me he dado cuenta de un problema con la iniciativa. En ella pone muy bien que dos blogs la administran. El caso en el blog que pedí apuntarme, ya no trabaja en ella por falta de tiempo. Así como la que sí lo hace solo ha hecho hasta este, le falta el ultimo. Espero que vuelvan con otros u otra temporada y voy a averiguar si hay más, en tal caso pondré en los títulos aviso, para que lo sepáis



"El cielo azul esta adornado por un sol inmenso, brillante y reconfortante. Un muchacho corre por un camino de arena, levantando polvo, con una rama en la mano, hasta que llega a un río."

Querido diario,

Mis pulmones me gritan correr más pero ya no quiero, mi pierna ya no quiere. Hace meses que voy ha rehabilitación pero nada, solo aguanto media hora corriendo. ¿Cómo un atleta profesional que iba a las olimpiadas tenga la mala suerte de que un camión le envista y le dejé la cama hecha un fiasco? No he hecho nada. Mis lágrimas aparecen de nuevo. Se lo prometí, a mamá, ella estaría defraudada. Me gusta este río, siempre iba con ella. Mamá era de aquellas personas que no se cortaba en decirte lo bueno o lo malo que eras, nunca. No supe lo que tenía hasta haberla perdido. Yo me quedé cojo pero ella no abrió más los ojos. Aun puedo respirar, ella no puede decir eso. Mejor dicho, ella ya no puede decir nada. Ayer fue el funeral, no lloré. Soy de esos que lloran por dentro, que su alma se muere en su cabeza, que no dice nada pero lo siente más que nadie.
 Los ojos inquisitorios de mis hermanos eran muy molestos, seguro que me dan las culpas, ella estaba delante mío, recibió más que yo. Nunca me quisieron así que nadie se presentó en el hospital, solo mamá lo haría y ella ya no estaba. Si que vino la abuela, eso sí. Me dijo "Tu madre lloraría al verte tan solo cuando ella dio su vida para que estuvieras con tu familia por siempre". Era cierto, ella siempre lo hacía por mi. Era el mediano de 5 hermanos. Siempre se dice que la atención va para los demás y, en el caso de papá y todos, así era. Pero mi madre no quería que estuviera solo, nunca. Mi padre pensaba que yo era muy fuerte cuando en el colegio me pegaban y yo decía que si, mientras mamá estaba ya en mi cama en silencio esperando para arroparme y secar mis lágrimas escondidas en mis parpados. Solo lloraba y lloré por ella, para que viera que con ella puedo tener miedo. No sabes cuanto miedo tengo. Ahora ya nadie me hará llorar, solo lloraré en medio de un mar de lágrimas, para que no se pueda diferenciar con el agua. Ahora llorar ya no esta dentro de mi vida, como mamá.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...